LA PROCESIONARIA DEL PINO





LA PROCESIONARIA DEL PINO

Marzo 2017

La procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa) es una especie de lepidóptero que abunda en los bosques de pinos, y que es fácil de ver estos días en las sierras de nuestro entorno, con la subida generalizada de las temperaturas. La “Procesionaria del pino” es la plaga más importante de los pinares mediterráneos. Debe su nombre de “Procesionaria” a que se desplaza en grupo de forma alineada, a modo de procesión.


La proliferación de esta oruga en los últimos cuarenta años se ha visto favorecida sobre todo al calentamiento, ya que se trata de un insecto que huye de los niveles elevados de humedad.
De hecho, las larvas aparecen durante el primer cuatrimestre del año, entre enero y abril, como ocurre en estos días, cuando las temperaturas medias empiezan a subir tras el invierno.

Los árboles que albergan las larvas de oruga procesionaria también suelen resultar dañados por su presencia ya que durante esta fase el insecto necesita alimentarse de las acículas de los pinos para crecer, sin llegar a matar al árbol, aunque las defoliaciones que producen son aparentes en muchas ocasiones. Aun así, difícilmente pueden llegar a constituir una plaga forestal.
De hecho, en el entorno natural, la procesionaria cumple una labor fundamental, que aún es desconocida por el gran público. Al igual que ocurre con los perforadores -otro conocido insecto que ataca a los pinos-, procesionaria es una especie endémica de los pinares y ha evolucionado con ellos. En los bosques de pino carrasco (Pinus halepensis) es el mayor consumidor de acículas. Es, por tanto, el principal productor secundario de los pinares, ya que muy pocas especies son capaces de ingerirlas en las cantidades en que lo hace la procesionaria", alega en su defensa. La relevancia de este hecho, argumenta, es que las acículas se degradan muy mal en estos suelos. Pero cuando la procesionaria se las come, "genera una gran cantidad de excremento rico en nitrógeno y con más humedad que la hoja seca, y es por lo tanto otro elemento importante en el ciclo de la materia y la energía. Y además a muy bajo coste ya que nunca mata a los árboles.
Estas orugas (en fase de larva) están cubiertas de pelos urticantes que se desprenden y flotan en el aire, por lo que pueden provocarnos irritación en los oídos, nariz, así como fuertes reacciones alérgicas, mientras que para los niños y nuestras mascotas suponen un auténtico peligro, por lo que se recomienda evitar el contacto con estos insectos a toda costa.


Cuando alguien entra en contacto con el insecto, lo primero que hay que hacer es lavar de forma enérgica con agua y jabón, para retirar los pelos del insecto que pueden haber quedado pegados. Posteriormente, se atenderá en función de la zona donde entre en contacto y de la severidad del cuadro clínico. Los casos leves se tratarán con una crema con corticoide tópico.

Son especialmente los perros y gatos los más vulnerables. Para ellos, el contacto con estas orugas puede ser mortal, por lo que es muy importante reaccionar a tiempo. La reacción tras el contacto con la procesionaria del pino es inmediata: se produce hipersalivación, se inflama la lengua y aparece una coloración roja o amoratada, aparecen ampollas con líquido y úlceras que pueden producir pérdidas de alguna parte de la lengua.
Si tu perro olisquea o, peor, lame a una de estas orugas debes llevarle inmediatamente al veterinario para que puedan darle un tratamiento con corticoides de acción rápida y antihistamínicos, generalmente administrados por vía intravenosa, para disminuir la gravedad de sus lesiones; si no es posible, lavar la zona con agua para diluir el tóxico. De lo contrario,  el resultado puede ser desde la necrosis de parte de la lengua a la muerte: si la infección llega a la laringe puede morirse por asfixia.


 
Los individuos adultos en forma de mariposas se aparean en verano; son poco conocidas porque solo viven 24 horas. Tienen hábitos exclusivamente nocturnos, por lo que evitan en gran medida su depredación por las aves diurnas. Su color parduzco las hace confundirse con el medio en que viven y se hacen invisibles a sus depredadores. La hembra pone sus huevos sobre las copas de los árboles, formando puestas muy características en forma de espiral alrededor de una o dos acículas. Entre 30 y 40 días después nacen las orugas (generalmente en los meses de septiembre-octubre), que pasarán por cinco estados larvarios que en zonas frías pueden llegar a durar hasta ocho o nueve meses.


Está comprobado que es siempre una hembra la que guía la procesión. Esto no es más que un mecanismo de defensa contra los pájaros, que desde el cielo lo único que ven es algo alargado que confunden con ramas. Tras su paseo, se enrollan para no dejar ninguna cabeza al descubierto y finalmente se entierran en el suelo, donde pasan a la fase de pupa o crisálida. En verano las crisálidas hacen eclosión, y surgen las mariposas cuyo periodo de vida es muy corto (entre uno y dos días), que se aparean, comenzando de nuevo el ciclo. Es en esta última fase del ciclo donde las trampas de feromonas son efectivas.

Para controlar las poblaciones de esta especie se utilizan medios físicos, químicos y biológicos. Los medios físicos pasan por la eliminación de los bolsones, cuando las orugas están dentro, estos se cortan, apilan e incineran destruyendo las poblaciones larvales. En el pasado se disparaba contra los bolsones (Sólo se disparaba a los de la guía principal porque era un método muy caro, los demás bolsones se cortaban y quemaban en lugares donde las larvas no pudieran enterrarse. Se les disparaba desde abajo hacia arriba colocando la escopeta en dirección paralela al tronco para no dañar a la guía utilizando cartuchos de perdigones muy pequeños llamados mostacilla). La lucha química consiste en la fumigación con insecticidas autorizados (piretroides e inhibidores de quitina y Bacillus thuringiensis), deben aplicarse sobre las fases larvarias en los primeros estadios de desarrollo, antes que desarrollen los pelos urticantes de tercer estadio. Pueden aplicarse utilizando medios terrestres. Hasta el 15 de septiembre de 2012 se utilizaban los medios aéreos, pero estos han sido prohibidos en la U.E., y en España desde esa fecha, tras la publicación del Real Decreto 1311/2012, de 14 de septiembre, por el que se establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios.
Los insectos enemigos de la procesionaria son las hormigas, avispas y chicharras, éstas últimas se comen los huevos. Como mamíferos destacamos el lirón careto y el murciélago, el cual es un predador de las mariposas en verano, aunque bien es cierto que la mayoría de veces es repelido por el importante poder urticante de los largos pelos de sus orugas.


Entre las aves insectívoras hay grupos especializados en la búsqueda y captura de gusanos y orugas y, de ellos, determinadas especies se atreven incluso con las orugas de procesionaria. los Pájaros más valientes de pequeño tamaño son el Carboreno común (Parus major), es el mas activo y atrapa a las orugas mientras como entre las hojas de los pinos e incluso abre las bolsas con lo que pueden llegar otros mas pequeños, como el Herrerillo (Cyanites caeruleus); el Cuco (Cuculus canorus) es otro pequeño depredador. Cuando ésta se entierra el Mirlo ( Turdus merula), en muchas zonas conocido como Tordo, rastrea los suelos para localizar y extraer orugas ocultas. Otro depredador es la Abubilla (upupa epops) un ave magnífica, con alas y cola blanquinegras, un pico largo  y fino, y su característica cresta.


En cualquier caso, mucha precación estos días al salir al bosque, sobre todo con niños o mascotas..

REFUGIO DE JUANAR –LA CONCHA – CRUZ DEL JUANAR




Refugio de Juanar – La Concha – Cruz del Juanar
Fecha: 29 de enero 2017
Distancia: 14 km
Tipo: Circular
Dificultad: Media

Hoy 29, es el día fijado en el club de senderismo Por la Nariz del Buey para visitar una vez más, y después de bastante tiempo, uno de los picos más populares y conocidos de Málaga: nos referimos a la Concha ( 1.125 m) en Sierra Blanca, en las estribaciones de Marbella, Ojén e Istán.
Llegamos temprano al aparcamiento del  Refugio de Juanar, casi los primeros. La mañana es fría, por lo que nos pertrechamos con un poco de agua y algo de fruta, y salimos casi con el piloto automático hacia nuestro objetivo.

El inicio del trayecto, como todo el mundo sabe, se hace por medio de una pista forestal, la cual es sólo transitable por los propietarios de las fincas colindantes. Tras atravesar los primeros olivares encontramos una bifurcación a la derecha, junto a una antigua casa forestal, que será la que tomaremos, para descender un poco, cruzando un precioso bosque de pinos y helechos; aquí ya el camino se torna en senda.

Comenzamos la subida hasta situarnos en la parte alta del cerro, desde donde continuamos la ruta, con pendiente más suave, dirección hacia la zona conocida del Salto del Lobo, y el Lastonar.





Con las primeras luces de la mañana, la costa del Sol… y siempre siguiendo el sendero, bien señalizado, hasta llegar al sector del Salto del Lobo, donde debemos de tener un poco más de precaución a la hora de caminar por allí; una mala caída, podría llevarnos en billete de “solo ida” a unos 300 metros más abajo…


Conforme nos vamos acercando a La Concha, las vistas son cada vez más espectaculares, tanto hacía la costa marbellí, Bahía de Algeciras,  y Peñón de Gibraltar al fondo…como a la zona del interior, con la Sierra de las Nieves como horizonte principal.





Durante el trayecto, algunas cabras monteses, muy abundantes en la zona, y casi ajenas a nuestra presencia… saben que no tenemos posibilidad alguna de alcanzarlas.





Así continuamos por el Lastonar, hasta que finalmente llegamos a La Concha, punto meridiano de la ruta. Por fin conocemos el “Banco Solidario más bonito del mundo”  Se trata de un gesto solidario, en relación con la enfermedad de “Piel de Mariposa”, una debilidad extrema de la piel que impide hacer una vida normal y que  afecta a 1.000 personas en España. En él, se invita a hacerse un 'selfie' para colaborar con la Asociación Piel de Mariposa (DEBRA España), como ya han hecho muchas personas, entre ellos el exfutbolista Van Nistelrooy…


Aquí pues, la nuestra, deseándoles una cura total a todos los que la sufren!





El retorno lo hacemos por el mismo trayecto, con una pequeña variante para subir a otra de las cimas emblemáticas de Sierra Blanca, La Cruz del Juanar. Cuenta la leyenda (un tanto repetida ya con otras cruces similares, aunque no por ello pierde su romanticismo) que esta cruz fue colocada por un grupo de marineros que consiguieron salvar sus vidas  en el mar, y en agradecimiento, prometieron instalar una cruz en la cima de la montaña, al llegar a tierra firme.




Desde aquí descendemos hacia el mirador del Macho Montés, que para nuestra sorpresa ha desaparecido. Esta foto corresponde  a una visita anterior, realizada en marzo de 2012. 


A pesar de buscar información en otros blogs y páginas relacionadas, no hemos podido averiguar de su paradero, por lo que queremos pensar que se ha tendido por algún sitio a descansar y pronto estará de nuevo en su atalaya.
Y de aquí a los coches por la pista forestal, ahora ya atestada de gente, como si de un paseo marítimo cualquiera se tratase, nada que ver con la estampa de la mañana.

Más información sbore "Piel de Mariposa" en:

http://madreshoy.com/piel-de-mariposa/  

http://www.infosalus.com/asistencia/noticia-espana-probara-ano-terapia-celulas-madre-tratar-piel-mariposa-20170207171437.html

http://www.marbelladirecto.com/noticia/una-iniciativa-de-los-bomberos-lleva-un-banco-solidario-a-la-cima-de-la-concha-para-visibilizar-la-enfermedad-de-piel-de-mariposa-/6428#.WKcsGvJRoV0  

http://www.laopiniondemalaga.es/marbella/2016/06/15/banco-concha-apoyo-enfermos-piel/857041.html



 


SIMANCON - RELOJ- CUEVA DE LAS DOS PUERTAS





Simancón – El Reloj – Cueva de las Dos Puertas
Fecha: 14 de enero 2017
Distancia: 14 km
Tipo: Circular
Dificultad: Media

Comenzamos la ruta en el aparcamiento situado junto al Camping Tajo Rodillo, en la parte alta, a las afueras de la localidad gaditana de Grazalema, a los pies del imponente Peón Grande.
Son poco más de las 10 de la mañana, con una temperatura de 8ºC. En el cielo, los buitres más madrugadores comienzan sus vuelos, mientras la gran mayoría espera en la roca a que el avance de la mañana traiga temperaturas menos gélidas.





En la senda encontramos gran cantidad de cristales de hielo que se han formado por las bajas temperaturas de la noche. Desde aquí continuamos ascendiendo por el sendero, pasando junto a una antigua era, que nos situará en los Llanos del Endrinal. En esta zona se cultivaba garbanzos y cereales hasta mediados del siglo XX.


Una vez ganada cierta altura, echamos la vista atrás para contemplar las vistas hacia el Peñón Gordo, y el Peñón de la Asamblea, que sirven de contención de aguas, al Embalse del Fresnillo, y ya por fin, fijamos nuestras coordenadas en los Llanos del Endrinal.



Estamos en un lugar excepcional desde el punto de vista geológico y botánico, nada más adentrarnos en la Sierra del Endrinal es clara la influencia que la altitud, la litología y el clima ejercen sobre la vegetación.
Desde aquí se puede observar como sobresalen los picos escarpados de La Sierra del Endrinal entre los que destacan el Reloj ( 1545 m) y el Simancón (1.566  m) siendo esta última la segunda gran altura de la provincia. La blancura y desnudez de sus cumbres es un rasgo característico que diferencia el Endrinal del resto del Entorno.


Continuamos nuestra senda por el Navazuelo, que nos llevará hacia el Cerro del Simancón y de allí hacia el Reloj.



Desde aquí contemplamos las espectaculares vistas de la Sierra del Endrinal, Sierra del Pinar, con el Torreón y el San Cristóbal como cimas mas destacadas.


 
Torreón y San Cristóbal

Cima del Simancón


El viento arrecia fuerte. Foto de rigor y bajada hacia la “Charca Verde”



La Charca Verde, desde la cima del Reloj

Desde aquí, las vistas hacia el Torrecilla, la Maroma, el cerro Tavizna, y también el Hacho de Montejaque, entre otros.



La Charca Verde

Así, llegamos a la Charca Verde, donde aprovechamos su ubicación resguardada del viento para almorzar. Como siempre, nunca falta una fruta, chocolatina, tarta, o vino para compartir entre los estos grandes compañeros que conforman estas gran familia del Comando Preston.



A partir de aquí comenzaremos a descender, girando en sentido contrario a las agujas del “Reloj”, y rodeando a este (dejándolo a nuestra izquierda) para ir enfilando el sendero que nos llevará de vuelta hacia nuestro punto de partida, atravesando primeramente un pequeño bosque de pinos,  que nos llevará en una primera parada hacia la Cueva de las Dos Puertas









Y posteriormente al Picacho de la Cruz, desde donde ya descenderemos de forma directa hacia el final de etapa en Grazalema, con parada obligada en alguna de sus cafeterías, completando así un recorrido circular de 14 km aproximadamente.

Picachao de La Cruz